miércoles, 6 de marzo de 2013

Minimal...



El arte de conseguir mostrar lo máximo con lo mínimo es una disciplina que me atrae mucho, la verdad. Una línea, una figura, un contraste de color un cambio de textura en el global de la imagen puede hacer saltar la emoción o la conciencia del que observa. En ocasiones menos es más, como se suele decir y en esta ocasión que puede haber de menos que una simple línea.
El minimalismo consiste en eliminar el máximo número de elementos en la imagen para quedarse con la esencia del mundo que se observa. Buscar el minimalismo es un ejercicio mental en ocasiones difícil, pero que en ocasiones se presenta ante fotógrafo de una manera más sencilla.
En esta ocasión, la situación era propicia: una nevada intensa un atasco en la carretera, nieve recién caída en el suelo y nubes bajas en el cielo, una delgada línea separa sólida tierra del vaporoso y escurridizo aire; una línea separa lo real de lo irreal. Pues viendo la escena decidí crear una imagen monocromática prácticamente blanca donde la única nota discordante fuese una línea arbórea en el horizonte. Y creo que al final la imagen resultante es sencilla, evocadora, relajante y a la vez me da sensación de inquietud; porque no se que es lo que hay más allá, no se que es lo que hay más acá, los tonos claros me impiden ver, pero a su vez, el blanco relaja la vista.



2 comentarios: